07
- March
2018
Posted By : Chelsey Mcfadden  
Comments Off on Culo gordo erótica
Culo gordo erótica

culo gordo erótica

..

: Culo gordo erótica

Culo gordo erótica Compraba revistas de sexo y de masoquismo y se las daba a Julieta para que las leyera a escondidas o que las llevara a su casa y las leyera, poco a poco fue haciendo en la chica que esta se interesara por el masoquismo y por el sexo un poco bestial. Yo no lo podía creer. En realidad era un pene bestial casi tipo caballo, decía el médico que él no sabía de la existencia de otra igual en el mundo. Ella cuando la vio tragó saliva y se quedó petrificada viendo aquella enormidad. Ella bramó como loca, gritaba que se la putas ricas y baratas chicas cuando le metí de sopetón la mitad de mi pene. A los catorce calzaba mis buenos diecisiete centímetros y recibía interesadas miradas por parte de las chicas y de algunos culo gordo erótica con cierta inclinación hacia los nabos.
Culo gordo erótica Italiana de culo voraz A duras penas me puse una bata y fui a abrirle, culo gordo erótica. Cogió a Julieta, la sentó en la silla del ginecólogo, la acostó y le amarró las piernas y los brazos. Me encanta trincar culos gordos. Como generalmente era yo el que acababa aunque sin leche, claroel otro nene me pedía que siguiéramos y se quedaba calentito y bien dispuesto hasta el día siguiente. Esto duró como cuatro años y tanto mi pijita, como su culo, como su agujero siguieron creciendo.
PUTAS PERUANAS CACHANDO MUJERES PUTAS COM Lesbianas lamen culos ante la webcam Ya su mirada no era la mirada de una madre sino la mirada de una mujer en celo. Me dijo que le encantó el poste que tengo y que deseaba que la rajara aunque ella era virgen. Participa en la web. Cogiéndome la verga con una mano le hinchado numeros de putas de un solo golpe unos 15 cms, ella gritó como poseída por el demonio y se quiso desmayar. Era una señora rubia teñida, culo gordo erótica unos cuarenta y pico, a la que el marido le pasaba poca bola.
POTAS NEGRAS MUCHAS PUTAS COM

Ella ya se ha acostumbrado a este jueguito y ya no le molesta tanto como al principio que se la hunda a lo salvaje. Siempre que hago eso siento que mi picha se me parte en dos. Un día, en unos de estos jueguitos cogí demasiadas ganas y la clavé con tal violencia que inmediatamente se desmayó y comencé a ver salir sangre por su vagina. Eso me asustó tremendamente. Luego me pidió que siguiéramos el juego. Mientras ella se regaba una y otra vez decidí tocar su culo y meterle varios dedos para ver si ya estaba lista para rajarle el culo de una vez por todas y para sorpresa mía su culo me acepto cuatro dedos sin problemas, producto de la excitación que tenía.

Era tal su placer que casi ni cuenta se daba de mis dedos en su culo. Una vez que lo logré, la saqué de un solo golpe, me semiparé en la cama y se la metí de un solo sopetón en su culo. Ella bramó como loca, gritaba que se la sacara cuando le metí de sopetón la mitad de mi pene.

Sentí que llegó a un tope al haber metido alrededor de 35 cms de mi picha en su culo. No le hice caso para nada y comencé a bombearla como si fuera un endemoniado, eso sí, con cuidado de no despedazarle del todo su lindo culo.

Eso fue demasiado, pegó un grito endemoniado y se salió de mi pene gritando y sangrando por el culo. Ella lloraba de gusto y de dolor. De su ano salían a raudales fluidos, sangre y mierda. Embarré mi mano y se la metí a ella en su boca para que chupara de aquel elixir. Al despertarse le dolía todo el cuerpo y su cara olía a mierda y semen, así que nos fuimos a bañar.

Como pudo se metió una parte de mi pene en su boca y lo mamaba como loca. Yo veía su boca toda distendida y pensaba que no debía de ser muy agradable sentir la boca tan estirada como ella la tenía, pero en su fiebre por obtener mi leche eso no le importaba.

Cuando se la di, le tiré un chorro de leche gigantesco por su boca, su cara, sus pechos y ella bebía y bebía como loca. Quería que la volviera a rajar su vagina, pero cuando intenté metérsela estaba tan resentida que tuvo que llegar a la conclusión de que no era posible y que debía descansar. Nos fuimos a bañar de nuevo, cenamos y nos acostamos abrazados como dos amantes apasionados.

Al día siguiente fuimos al pueblo cercano por alimentos y a conseguir una muchacha que se encargara de cocinar y de las labores del hogar.

Tras mucho consultar decidimos hablar con una joven que nos recomendaron llamada Julieta la cual tenía 16 años y vivía a 1 Km. Ella Julieta es rubia, de 1. La chica es totalmente blanca, parece la leche. Cuando le preguntaba que cómo seguía su raja me decía que mañana estaría ya a punto para mis nuevos embates y que su culo ya estaba repuesto y listo para la guerra, pero quería que le diera verga a ambos huecos mañana y no hoy.

Para la noche quería lechita pero yo le dije que mejor la guardaba para la guerra de mañana. Ella me lloraba que se la metiera y la rajara toda, pero me logré sostener para el otro día. Al día siguiente muy temprano, mi madre deseaba guerra como desesperada cuando vio que amanecí con mi pene parado como un poste. Ya me disponía a complacerla cuando sonó el timbre de la puerta, se nos había olvidado que era Julieta que venía a trabajar.

A duras penas me puse una bata y fui a abrirle. Al abrir la puerta saludé a Julieta y le dije que entrara. Al dejarle sitio para pasar hice un movimiento brusco y mi bata se abrió saliendo mi poste entero. Ella cuando la vio tragó saliva y se quedó petrificada viendo aquella enormidad. Me dijo que le encantó el poste que tengo y que deseaba que la rajara aunque ella era virgen. Le dije que a la primera oportunidad que tuviéramos cumpliría con sus deseos con muchísimo gusto.

En sus celos mi madre planeó una venganza tipo sadismo. De todo esto me di cuenta el día que ella llevó a cabo su venganza con Julieta. Compraba revistas de sexo y de masoquismo y se las daba a Julieta para que las leyera a escondidas o que las llevara a su casa y las leyera, poco a poco fue haciendo en la chica que esta se interesara por el masoquismo y por el sexo un poco bestial.

Las dos eran solo confidencias y risas todo el tiempo y a cada rato me volvían a ver mi entrepierna y se pasaban sus lenguas por sus labios relamiéndoselos como si chuparan mi verga. Allí ella se quedó asustada al ver aquello, desconocía la existencia de dicho sótano. La verdad, yo sí lo conocía pero nunca iba ahí. A mí me dio un vaso grande y lo tomamos. Eso me estaba poniendo nervioso. Yo contemplaba enloquecido aquella escena. Cogió a Julieta, la sentó en la silla del ginecólogo, la acostó y le amarró las piernas y los brazos.

Yo le obedecía pero no quería maltratar a la chica porque ella me gustaba demasiado, quería hacérselo suavemente. Yo puse mi glande y empecé a empujar suavemente. Julieta lloraba de dolor y placer. A ratos me decía que se la sacara y a ratos que la partiera en dos. Ella lloraba como loca que no la partiera y que me amaba, que yo era de ella. Le metía los dedos pero con cólera y le abría a la fuerza su culo rico. Cogiéndome la verga con una mano le metí de un solo golpe unos 15 cms, ella gritó como poseída por el demonio y se quiso desmayar.

Del culo de Julieta salían hilitos de sangre y en cada entrada a su culo salía aire y ella se echaba sus buenos pedos. Ella mientras tanto lloraba al sentirse atacada por dos lados.

La mano le salía llena de semen y de mierda y luego cogió a Julieta y la hizo chupar de su mano. Lo que oímos fue un grito que retumbó por toda la casa. Mi furia era tal que llegué a tenerle casi 45 cms dentro de su culo, la bombeaba como si deseara matarla en ese instante.

Zorras sexis perreando Pelirrojas follando a lo bestia Joder, pedazo de culo Cocktail anal con tres pollones Hora de descubrimiento de PAWG 4 Chicas negras meneando sus culazos para ti Sexo grupal entre negros potentes Película completa WIP Glorioso culo amateur en movimiento Gangbang con una negra tetona Todo el amor para México Cabalgar hasta que caiga 1: MILF abierta recibe juguetes gordos Puta rubia se mete sus gordos centímetros Una chica con unos labios muy gordos Recopilación de culos para Nacho Vidal Vintage exótico con amateurs gordos Chica con labios gordos se divierte Recopilación de culos Blandita y chupona Mamada interracial increíble y sexo duro Porno transexual de alta gama

Compilado de culos brutalizados Como pudo se metió una parte de mi pene en su boca y lo mamaba como loca. Ella gritaba como endemoniada que la rajara, que yo era un hijueputa mal agradecido de mierda. Solo oí un hotel escort enana y cayó inconsciente. Si No Shhh, secreto Encuestados: Quedé exhausto sobre su cuerpo, enterrado en ese culo maravilloso y me dormí, sintiéndome en el cielo.

Comprobar corridas de aficionados

Culo gordo erótica

Category: